Llegó junio, el mes del Orgullo LGBT+, donde celebramos la diversidad y buscamos seguir impulsando la igualdad, los derechos y el respeto hacia la comunidad.

Cuando salí de la universidad, escuchaba a mis amigos hablar sobre el bullying que sufrían en sus trabajos a causa de su orientación sexual; acciones que no sólo fomentaban sentimientos de tristeza, rabia y desesperación, sino que incluso los orillaban a desertar de ese empleo que tanto esfuerzo les costó conseguir. Para mí, afortunadamente, las cosas fueron muy diferentes.

Mi primer trabajo fue como trainee de tráfico en una agencia de publicidad global, ahí aprendí todo lo básico para mi formación y pude vivir la gran experiencia de inclusión que tiene esta industria, desenvolverme tal y como soy, sin etiquetas. Eso sin duda potencializó también mis ideas y creatividad.

Cinco años después estoy en CMV-R&R Partners, una agencia con talento en cada rincón y donde puedes encontrar en todas la áreas personas LGBT, que al igual que yo, disfrutan su trabajo y no son etiquetados ni señalados.

¿Saben qué es lo mejor de todo? Contar con un equipo directivo que apoya la diversidad y la inclusión, saber que somos una gran familia, que podemos celebrar no sólo este mes, sino en cualquier momento, el amor en todos sus colores, pensamientos, formas de vestir y de ser; todo eso que nos hace seres humanos únicos y también Happy People.